El cambio climático afecta de forma desproporcionada la salud de los más vulnerables

MSF es testigo de cómo el cambio climático y la degradación del medioambiente amenazan la salud de las comunidades en las que trabaja

MSB139329_Medium.jpg

Toronto / Madrid, 26 de octubre de 2022.- En sus intervenciones de emergencia, Médicos Sin Fronteras (MSF) responde a los impactos directos e indirectos del cambio climático y la degradación del medio ambiente. Esto incluye las muertes y lesiones causadas por eventos climáticos extremos, los cambios en los patrones de las enfermedades infecciosas, la desnutrición y la inseguridad alimentaria relacionadas con las sequías y las altas temperaturas, y la pérdida de vidas y medios de subsistencia cuando las comunidades sufren graves inundaciones.

En una colaboración para el informe ‘2022 Lancet Countdown on Health and Climate Change’, MSF aporta testimonio de los impactos del cambio climático en la salud de algunas de las comunidades en las que trabaja y proporciona recomendaciones. El documento explica cómo los equipos de la organización están adaptando las operaciones en el contexto del cambio climático y se esfuerzan por reducir la propia huella medioambiental de su actividad.

Acción Humanitaria, salud y cambio climático MSF

PDF - 1.8 Mb

En muchos de los entornos en los que están presentes, los equipos de MSF son testigos de que las comunidades a las que apoya se ven afectadas de forma desproporcionada por el cambio climático. Esto se debe a que factores sistémicos, como los conflictos, la pobreza, la desigualdad, el género y la falta de acceso a la atención sanitaria, amplifican los riesgos para la salud relacionados con el clima.

Descarga de selección de fotografías

Sin elementos esenciales como aire y agua limpios, alimentos nutritivos e infraestructuras sanitarias y energéticas, las comunidades tienen menos capacidad para prepararse y hacer frente a los riesgos que presenta el cambio climático. Al mismo tiempo, el cambio climático suele ser un amplificador de estas mismas vulnerabilidades, creando un círculo vicioso. Una crisis nutricional multifacética en el norte de Nigeria demuestra cómo el conflicto, la pobreza y el desplazamiento amplifican los impactos del cambio climático en la salud. A su vez, el cambio climático impulsa la creciente escasez de alimentos y recursos con potencial para precipitar la violencia en la región.

Estos son algunos estudios de caso realizados por MSF.

Un agricultor cultiva cerca del pueblo de Riko, Estado de Katsina, Nigeria, junio de 2022. © George Osodi 
Un agricultor cultiva cerca del pueblo de Riko, Estado de Katsina, Nigeria, junio de 2022. © George Osodi 

Sequía, inseguridad y desnutrición en Nigeria

Nigeria es muy vulnerable al cambio climático. Este ha agravado la inseguridad alimentaria en todo el país debido a los cambios en los regímenes de precipitaciones, la sequía y la desecación de la cuenca del lago Chad, y el aumento de las temperaturas. En 2021, el 65% de la tierra africana del territorio africano (definido por la región africana de la OMS) experimentó al menos un mes de sequía. En comparación, el 9% de la tierra experimentó este tipo de sequías en la década 1951-1960, y ha habido una tendencia constante al alza en la cantidad de territorio que padece sequía desde 1980. Las sequías extremas y excepcionales también han aumentado en este periodo de tiempo.

El informe Lancet Countdown de 2022 muestra que el aumento de las temperaturas en Nigeria está provocando una reducción de las temporadas de crecimiento de los cultivos lo que socava su productividad. La duración de la temporada de crecimiento del maíz ha disminuido de forma constante desde 1981.

En el norte de Nigeria, la competencia por los recursos, probablemente relacionada con el cambio climático entre otros factores, ha provocado un aumento de la violencia por parte de grupos armados, lo que ha afectado a los medios de vida y ha empujado a la gente a huir de sus hogares.

Desde principios de 2022, los equipos de MSF han sido testigos de un número extraordinariamente alto de niños con desnutrición en sus programas en cinco estados del noroeste de Nigeria, así como de una alarmante crisis nutricional en el estado de Borno, en el noreste del país. MSF está respondiendo a la creciente crisis de desnutrición en Nigeria con programas médicos de apoyo a la población de las regiones más afectadas.

En una campaña de detección en Zamfara, en el noroeste del país, más de la mitad de los niños examinados sufrían de desnutrición. En Borno, durante seis semanas en mayo y junio de 2022 llegaron a los centros de nutrición de MSF más pacientes desnutridos que en cualquier otro momento desde que el programa se abrió en 2017.

Un equipo de MSF realiza un control nutricional en el estado de Unidad, Sudán del Sur, donde hogares, cultivos e instalaciones educativas y sanitarias han sido anegadas por las inundaciones. © Sean Sutton 
Un equipo de MSF realiza un control nutricional en el estado de Unidad, Sudán del Sur, donde hogares, cultivos e instalaciones educativas y sanitarias han sido anegadas por las inundaciones. © Sean Sutton 

Utilizar los datos climáticos para anticipar los picos de malaria en Sudán del Sur

En Sudán del Sur, la malaria es una de las principales causas de mortalidad infantil. La enfermedad es endémica en el país, y los picos y brotes estacionales pueden ser muy variables, lo que supone un reto para la planificación operativa y la preparación. Cuando los centros de salud comienzan a experimentar un aumento en el número de casos de paludismo, ya es demasiado tarde para planificar y desplegar medidas preventivas. Se ha demostrado que las precipitaciones, la temperatura y otros indicadores ambientales de la transmisión del paludismo predicen los picos de paludismo con semanas o incluso meses de antelación en otros contextos, lo que sugiere que puede ser factible predecir el momento y el pico de los brotes de paludismo. De hecho, según los datos de Lancet Countdown la duración de la temporada de transmisión de la malaria aumentó entre un 8 y un 13% en las tierras altas de África desde 1951-60 hasta 2012-21. ​

Los sistemas de salud que tienen acceso a los datos climáticos y los utilizan de esta manera son más capaces de ofrecer una preparación y una respuesta sólidas a los peligros relacionados con el clima. Sin embargo, según los datos del Lancet Countdown 2022, menos del 40% de los países informaron de que contaban con sistemas de vigilancia sanitaria basados en el clima para las enfermedades transmitidas por vectores en 2021.

MSF lanzó en 2021 su Proyecto de Anticipación de la Malaria para apoyar mejor a los equipos en la anticipación y respuesta al aumento de los casos de malaria. Los modelos de predicción, que utilizan datos rutinarios sobre paludismo e indicadores climáticos como las precipitaciones, la temperatura, la humedad y la velocidad del viento, e índices de teledetección, como el índice de salud de la vegetación, que proporcionan una alerta temprana de los brotes.

El proyecto se está probando actualmente en Lankien, en el estado de Jonglei, donde MSF presta apoyo a varios centros de salud. Si funciona, MSF y otros organismos que responden a los brotes de malaria, como el Ministerio de Salud de Sudán del Sur, podrán prever las actividades sanitarias en función de las necesidades y prioridades locales y movilizar recursos de forma más eficaz.

Centro de alimentación terapéutica intensiva del hospital de MSF en Kenema, Sierra Leona. © Peter Bräunig
Centro de alimentación terapéutica intensiva del hospital de MSF en Kenema, Sierra Leona. © Peter Bräunig

Hospital con energía solar en Sierra Leona

MSF reconoce su deber de reducir y mitigar el impacto medioambiental de su trabajo. Los datos de Lancet Countdown para 2022 muestran que las tendencias de las emisiones de carbono del sector sanitario van en la dirección equivocada, con la proporción de las emisiones de gases de efecto invernadero atribuibles al sector en aumento. De 2018 a 2019, las emisiones del sector sanitario crecieron más de un 5%, alcanzando el 5,2% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

En los contextos de crisis humanitarias, a menudo es difícil responder de forma responsable desde el punto de vista medioambiental: por ejemplo, cuando no hay una red eléctrica fiable o una infraestructura de tratamiento de residuos. Además, la adquisición y el transporte mundial de medicamentos y otros suministros suelen conllevar importantes emisiones de gases de efecto invernadero1. Encontrar formas innovadoras y adaptadas al contexto para reducir y mitigar la huella medioambiental es un reto, pero también es una oportunidad para conseguir beneficios sanitarios, económicos y de otro tipo.

En diciembre de 2021, MSF se comprometió a reducir las emisiones de carbono en un 50% en 2030 respecto a los niveles de 2019. Las nuevas políticas y protocolos racionalizan el uso de la energía y reducen las emisiones de carbono de los vuelos y la telemedicina se utiliza cada vez más para abordar los problemas de acceso y reducir la huella de carbono inherente a los viajes. Los equipos de MSF de todo el mundo están cosechando los beneficios de utilizar la energía solar para la atención sanitaria, desde concentradores de oxígeno hasta, en algunos casos, instalaciones completas.

En Sierra Leona, uno de los países con mayor carga de mortalidad materna e infantil, la pérdida de muchos trabajadores sanitarios durante el brote de ébola de 2014 creó importantes carencias en la atención sanitaria de las comunidades rurales y remotas de Kenema. El hospital de MSF en el distrito, con 182 camas, funciona con un sistema eléctrico híbrido de energía solar y generadores diésel que incluye generadores sincronizados, paneles solares fotovoltaicos, baterías y la opción de conexión a la red eléctrica de la ciudad.

Este sistema híbrido alimenta los servicios del hospital, como el laboratorio, la sala de diagnóstico por imagen, el banco de sangre, la sala de urgencias, la unidad de cuidados intensivos, tres servicios de hospitalización, una unidad de maternidad y una sala de neonatos. Su uso evita 173,1 toneladas de CO2 al año y permite ahorrar 40.000 euros en gasóleo al año. En la actualidad, el hospital funciona con entre un 50 y un 60% de energía renovable, y se prevé que esta cifra aumente.

"Si conseguimos cambiar a la energía 100% solar en un hospital de una zona remota de la RDC, no hay ningún lugar donde no podamos hacerlo. Muchas comunidades en las que trabajamos entienden la importancia de cambiar a soluciones energéticas más sostenibles y hay mucha experiencia local que aprovechar", afirma Iñaki Goicolea, jefe del equipo de Energía y HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado por sus siglas en inglés) de MSF.

La salud mental de los trabajadores de primera línea en Brasil

Con más de 60.000 trabajadores humanitarios en todo el mundo, el cambio climático afecta a las operaciones de MSF. Muchos miembros del personal viven y trabajan en comunidades con mayor riesgo de sufrir daños relacionados con el clima, como el aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, que son tanto una emergencia sanitaria como una amenaza para la salud mental y física de los trabajadores sanitarios.

En mayo y junio de 2022, el estado de Pernambuco (Brasil) sufrió lluvias, inundaciones y corrimientos de tierra récord que se cobraron más de 130 vidas, desplazaron a unas 40.000 personas y arrasaron barrios enteros. El cambio climático influyó en estos fenómenos meteorológicos sin precedentes, que se cobraron un alto precio en la salud de la comunidad y afectaron más a los barrios de bajos ingresos. La catástrofe se cobró un alto precio en la salud de la comunidad.

Dirigidos por las autoridades locales, los equipos de Brasil organizaron una respuesta humanitaria. MSF colaboró con las comunidades y descubrió que, aunque se abordaron muchos aspectos de la crisis, se habían pasado por alto las necesidades de salud mental del personal sanitario y de otras personas que apoyan a los afectados por las inundaciones. En consecuencia, MSF puso en marcha un programa de cinco semanas para ofrecer salud mental y apoyo psicosocial a casi 500 trabajadores de vanguardia.

"Muchos trabajadores de primera línea se sentían inseguros de sí mismos al responder a esta situación sin precedentes. El intercambio con psicólogos de MSF con experiencia en la respuesta a desastres validó sus preocupaciones y mejoró su confianza en cuanto a lo que debían hacer a continuación”, explica Nádia Duarte Marini, referente de salud mental y apoyo psicosocial para América Latina, de la Unidad Médica de MSF en Brasil.


1 Una auditoría de las emisiones de carbono de los programas de MSF en unos 30 países realizada en 2022 reveló que casi la mitad de las emisiones de carbono en 2019 se produjeron en la cadena de suministro (40%), el 28% por los viajes del personal, el 19% por la producción y el consumo de electricidad y calor, y el 8% en los envíos y el 5% en los residuos.

 

 

 

 

Consigue actualizaciones en tu bandeja de correo

Al hacer clic en "Suscribirse", confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad.

Sobre MSF España

Médicos Sin Fronteras es una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, género, religión o ideología política. Su presencia independiente e imparcial en las crisis le permite dar una asistencia inmediata a las personas más necesitadas. La acción médica es la prioridad de MSF, pero la organización también recurre al testimonio como medio para provocar cambios en favor de las poblaciones a las que asiste.

Contactar

calle Zamora 54 08005 Barcelona

933046100

www.msf.es