Skip to Content
Respuesta de MSF al acuerdo entre Pfizer y el Medicines Patent Pool para el Paxlovid, el nuevo tratamiento contra la COVID-19

Respuesta de MSF al acuerdo entre Pfizer y el Medicines Patent Pool para el Paxlovid, el nuevo tratamiento contra la COVID-19

“El acuerdo demuestra que las licencias voluntarias se quedan cortas y no aprovechan toda la capacidad disponible a nivel global para una producción y un suministro suficientes y sostenibles”

Madrid /Ginebra, 16 de noviembre de 2021.- Pfizer hizo público recientemente los resultados provisionales positivos de su candidato antiviral oral contra la COVID-19, el PF-07321332, en combinación con ritonavir (Paxlovid). A la espera de la revisión reglamentaria, la orientación de la OMS y el análisis completo de los datos, se considera un tratamiento prometedor. Pfizer no ha revelado el precio de este tratamiento, pero ha mencionado que tendrá un precio similar al molnupiravir, el fármaco de Merck para el tratamiento de la COVID-19: unos 600 euros por ciclo de tratamiento en los países de ingresos altos. Para los países de ingresos bajos y medios, se espera que Pfizer aplique una estrategia de "precios escalonados" basada en los ingresos de cada país.

Hoy, Pfizer y el Medicines Patent Pool, respaldado por la ONU, han anunciado una licencia voluntaria para este tratamiento. A medida que la pandemia continúa, y a la luz de la extrema desigualdad en el acceso a las vacunas a nivel mundial, los medicamentos orales (que pueden producirse fácilmente y de forma más asequible como genéricos y ser suministrados por el mayor número posible de productores) sumados al despliegue de las pruebas de diagnóstico de COVID-19, podrían disminuir el número de casos graves de la enfermedad y reducir la intensa carga que soportan los sistemas sanitarios. Los acuerdos de licencia por parte de las corporaciones farmacéuticas, que crean incertidumbres y segmentan la producción y el suministro de genéricos, son más una parte del problema que una solución real.  

El candidato experimental PF-07321332 aún no está patentado. Igual sucede con el ritonavir que no está patentado desde el año pasado. En ausencia de patentes sobre ambos compuestos, los fabricantes con capacidad, en particular los productores basados en países excluidos de esta licencia, tienen la oportunidad de explorar directamente la producción de genéricos. La posible evolución del panorama de las patentes muestra la urgencia con la que los países deben aprobar la exención de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) para la COVID19 y emplear todas las opciones legales para eliminar las barreras que dificultan la producción y el suministro ininterrumpido de genéricos.

Yuanqiong Hu, coordinadora de Políticas de la Campaña de Acceso de Médicos Sin Fronteras

"La licencia de Pfizer con el Medicines Patent Pool para su potencial tratamiento antiviral oral ofrece el suministro a 95 países por parte de las empresas de genéricos que se acojan a la licencia, lo que cubre alrededor del 53% de la población mundial. Sin embargo, esto demuestra una vez más cómo las licencias voluntarias se quedan cortas y no aprovechan toda la capacidad disponible a nivel global para la producción y el suministro suficientes y sostenibles de herramientas médicas vitales. Muchos países de renta media alta, como Argentina, Brasil, China, Malasia y Tailandia, donde existe una capacidad de producción de genéricos establecida, están excluidos del territorio de licencias.

Es descorazonador ver otra licencia voluntaria restrictiva durante esta pandemia mientras los casos siguen aumentando en muchos países. El mundo sabe ya que el acceso a las herramientas médicas COVID-19 debe estar garantizado para todas las personas, en todas partes, si realmente queremos controlar esta pandemia.

“Pfizer debe declarar que no obstaculizará la producción abierta de genéricos, en lugar de firmar licencias voluntarias restrictivas, y levantar cualquier tipo de monopolio de propiedad intelectual durante la pandemia”, Yuanqiong Hu, coordinadora de Políticas de la Campaña de Acceso de MSF

Dado que la pandemia ya ha puesto en jaque la infraestructura de salud pública de la mayoría de los países de ingresos bajos y medios, y los recursos de los ministerios de salud están al límite, el acceso equitativo a nuevos tratamientos y otras herramientas médicas COVID-19 solo será posible si estos tienen un precio cercano al coste de producción y se suministran en cantidades suficientes. Pfizer habla actualmente de una estrategia de precios escalonados, que sabemos por experiencia que es innecesariamente compleja, que mantiene el poder de decisión completamente en manos de las farmacéuticas y que da lugar a precios más altos en muchos países.

Hemos sido testigos de la continua resistencia de Pfizer a compartir ampliamente su tecnología de vacunas de ARNm COVID-19, y ahora estamos viendo que Pfizer está tomando medidas muy limitadas en materia terapéutica. Si Pfizer quiere realmente cumplir su promesa de contribuir al acceso equitativo a este nuevo tratamiento, debería declarar claramente que no obstaculizará la producción abierta de genéricos y la competencia, en lugar de firmar licencias voluntarias restrictivas, y levantar cualquier tipo de monopolio de propiedad intelectual durante la pandemia. Pfizer también debería abstenerse de buscar cualquier nuevo monopolio sobre el ritonavir, ya sea solo o en combinación con el otro compuesto, ya que el medicamento sigue siendo una parte importante de algunos regímenes antirretrovirales para las personas que viven con el VIH.

Es extremadamente importante que los gobiernos sigan utilizando todos los medios, incluida la negativa a conceder cualquier patente sobre este tratamiento, y adopten de la exención de los ADPIC en la próxima Conferencia Ministerial de la OMC, que tendrá lugar del 30 de noviembre al 3 de diciembre, para asegurar que no haya restricciones a la producción de genéricos de este y otros tratamientos contra la COVID-19 en cualquier lugar, con el fin de garantizar un verdadero acceso mundial y salvar tantas vidas como sea posible".

Acceso a medicamentos COVID-19
Sobre MSF España

Médicos Sin Fronteras es una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, género, religión o ideología política. Su presencia independiente e imparcial en las crisis le permite dar una asistencia inmediata a las personas más necesitadas. La acción médica es la prioridad de MSF, pero la organización también recurre al testimonio como medio para provocar cambios en favor de las poblaciones a las que asiste.

MSF España
calle Zamora 54
08005 Barcelona