MSF insta a los países de la UE a que garanticen el envío de suministros médicos esenciales allí dónde más afecte el COVID-19

MSF insta a los países de la UE a que garanticen el envío de suministros médicos esenciales allí dónde más afecte el COVID-19

La organización denuncia la escasez cada vez mayor de equipos de protección personal, como mascarillas, que expone a grandes riesgos al personal sanitario de primera línea

Barcelona / Bruselas, 16 de marzo de 2020.- Mientras el número de personas contagiadas por COVID-19 aumenta exponencialmente en muchos países de Europa, ahora, el epicentro de la pandemia, Médicos Sin Fronteras (MSF) insta a los Estados miembros de la Unión Europea (UE) a demostrar solidaridad más allá sus fronteras y se envíen con urgencia suministros médicos esenciales, incluidos equipos de protección, empezando por mascarillas, para el personal médico allí donde sean más necesarios.

En Italia, donde MSF ha empezado a apoyar a cuatro hospitales ubicados en el epicentro del brote, la escasez de equipos de protección personal es cada vez mayor, dejando expuesto al personal sanitario de primera línea.

La falta de equipos de protección está agravando la epidemia y obstaculizando la capacidad de salvar vidas. Casi 1.700 trabajadores sanitarios el 8% del total de casos de COVID-19 en Italia se infectaron mientras atendían incansablemente al creciente número de pacientes gravemente enfermos que requieren hospitalización a largo plazo y cuidados intensivos especializados.

“Incluso en los hospitales europeos de alto nivel vemos que los trabajadores sanitarios están saturados, recibiendo hasta 80 ambulancias al día, con una dramática escasez de equipos de protección que los pone en gran riesgo. Algunos médicos se ven obligados a usar la misma mascarilla durante 12 horas”, explica la doctora Claudia Lodesani, presidenta de MSF en Italia y coordinadora de la respuesta al COVID-19 de MSF en ese país.

“Todos los días estamos recibiendo nuevas llamadas de ayuda solicitando más personal y más suministros. Sin la cantidad necesaria de equipos de protección, cada vez más urgentes, más trabajadores de la salud se enfermarán, lo que reducirá la disponibilidad de atención a pacientes, generando nuevos cúmulos de casos y debilitando peligrosamente la lucha contra el virus", añade Lodesani.

En este momento de la crisis, ningún país puede hacer frente ni producir los suministros que necesita por sí solo. Los Estados miembros de la UE deben implementar con urgencia mecanismos de solidaridad. Deben compartirse recursos para combatir esta pandemia.

“Hoy es Italia la que necesita urgentemente suministros de equipos médicos para proteger a los trabajadores de la salud, pero en unas pocas semanas, pueden ser otros países. Junto al aumento de producción, los Gobiernos europeos deben garantizar que los suministros puedan enviarse fácilmente a los puntos críticos donde afecta el virus", recalca Brice de le Vingne, jefe del grupo de trabajo de MSF sobre el COVID-19 en Bruselas. "Mientras tanto, las amenazas de cierre de fronteras pueden afectar al flujo de recursos y personal hacia las áreas más afectadas".

Medidas de salud pública

MSF urge  a una cooperación entre los estados para evitar el almacenamiento de suministros. Además, se debe ofrecer asistencia a través de las fronteras para proteger a los trabajadores de la salud que son la primera línea de respuesta contra el virus. "Este virus no respeta fronteras. La solidaridad debe extenderse más allá de ellas", dice de le Vingne. "El COVID-19 continúa extendiéndose, y cada país enfrentará el mismo desafío a menos que el epicentro de la pandemia se aborde con un fuerte esfuerzo común".

Además de reforzar los hospitales y la atención individual de los pacientes, es primordial impulsar las medidas estándar de salud pública que han demostrado ser eficaces para controlar otros brotes de enfermedades infecciosas. Esto incluye la búsqueda proactiva de casos y el rastreo de contactos, pruebas, aislamiento de pacientes, aislamiento de contactos de alto riesgo, movilización de la ciudadanía para prevenir la transmisión posterior y un estricto triaje de pacientes leves y severos en los hospitales.

Individualmente debemos seguir estrictamente las medidas claves de higiene y de distanciamiento social para reducir la curva de la epidemia y evitar así que los hospiateles se saturen y se garantice el acceso a los servicos médicos. Todo esto es necesario para controlar la epidemia y minimizar la pérdida de vidas, tanto de los pacientes con COVID-19 como de todos los demás heridos y enfermos que requieren atención médica.

Más información:

https://www.msf.es/nuestra-accion/coronavirus


MSF ha comenzado a apoyar la respuesta al Covid-19 en China y Hong Kong a través de actividades de educación para la salud y en materia de salud mental. En Italia, MSF está asistiendo a cuatro hospitales en las áreas más afectadas por la epidemia. En España e Irán, MSF ha ofrecido apoyo a las autoridades. Así mismo, en la mayoría de los países donde tiene equipos, estos están en contacto con la OMS y los Ministerios de Salud y están brindando formación en control de infecciones para centros de salud. Dado el tamaño de esta pandemia, la decisión de amplicar la intervención a otros países dependerá de la evolución del virus así como de la capacidad de la propia Organización para actuar.

Iván Muñoz García Head of Media (Interim), MSF España

 

 

 

COVID-19
Sobre MSF España

Médicos Sin Fronteras es una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, género, religión o ideología política. Su presencia independiente e imparcial en las crisis le permite dar una asistencia inmediata a las personas más necesitadas. La acción médica es la prioridad de MSF, pero la organización también recurre al testimonio como medio para provocar cambios en favor de las poblaciones a las que asiste.

MSF España
calle Zamora 54
08005 Barcelona