Miles de migrantes y refugiados atrapados a las puertas del duro invierno bosnio

Miles de migrantes y refugiados atrapados a las puertas del duro invierno bosnio

Golpeados, enfermos y expuestos al frío: migrantes y solicitantes de asilo varados en Bosnia en condiciones deplorables

Bihac (Bosnia Herzegovina) / Madrid.- 15 de noviembre de 2019. Son las 8.30 de la mañana y la temperatura se acerca a los cero grados en Zavalje, una pequeña localidad bosnia cerca de la frontera con Croacia. Khaan* y otros 30 hombres esperan en la puerta del centro médico local. Están esperando ser atendidos por el equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) que proporciona atención médica y de salud mental en esta modesta clínica cuatro veces por semana. La ropa de Khaan está sucia, no lleva abrigo y sus zapatos –que han perdido los cordones– están cubiertos de barro.

Videocomunicado con imágenes de las terribes condiciones del campo de Vucjak y totales de dos personas migrantes y de una doctora de MSF
Selección de fotografías de un campamento en las afueras de Velika Kladusa y del campo de Vucjak

"Hace dos semanas estaba en ‘el juego’, así es como llamamos cuando intentamos cruzar la frontera con Croacia", explica Khaan. “Pero la policía croata nos atrapó a todos. Nos golpearon, nos quitaron los abrigos, las mochilas, los teléfonos, el dinero e incluso los zapatos. Luego nos enviaron de regreso a Velika Kladusa en Bosnia. En mi grupo también había niños de apenas 12 años a los que la policía también golpeó. Es lo que siempre sucede".

Khaan es una de las aproximadamente 20.000 personas que han llegado a Bosnia este año con la esperanza de continuar su ruta hacia el norte. Con medidas de seguridad cada vez más restrictivas a lo largo de las fronteras de los Balcanes, miles de ellas continúan buscando rutas alternativas para encontrar protección en otros países europeos. Las terribles condiciones de vida, empeoradas a medida que se acerca el invierno, sumadas a las devoluciones violentas de Croacia según sus testimonios, han convertido a Bosnia en uno de los cuellos de botella para migrantes más difíciles de Europa.

Entre 800 y 1.000 personas viven en condiciones deplorables en el campo de Vucjak. © Anna Pantelia/MSF
Entre 800 y 1.000 personas viven en condiciones deplorables en el campo de Vucjak. © Anna Pantelia/MSF

Por la noche, con temperaturas cercanas a cero, casi 4.000 personas tratan de dormir en edificios abandonados y refugios improvisados en los alrededores de las ciudades fronterizas de Bihac y Velika Kladusa o en tiendas de campaña en el campamento de Vucjak. Se suponía que este campo era una solución temporal ofrecida por las autoridades locales en un intento de proporcionar abrigo a los que quedaban fuera de los campos oficiales. Pero este espacio no cumple con ningún estándar humanitario. Además, está situado en una zona área pagado de minas terrestres y cuyo terreno está contaminado con metano, un gas muy inflamable. A pesar de ello, el 13 de noviembre las autoridades anunciaron que el campamento permanecerá en las condiciones actuales durante todo el invierno y que se utilizará para albergar a los recién llegados.

"La situación aquí es muy dura, nunca tuve que dormir en una tienda de campaña antes", afirma Muhalli* de Pakistán. “Por la noche, el frío pasa a través de la tienda, y cuando llueve el agua entra dentro. La comida es muy mala, los baños están tan sucios que no podemos usarlos, y el agua para las duchas está helada”. Muhallil lleva en Vucjak dos meses junto con su hermano de 16 años. Mientras habla, sus compañeros hornean panes sin levadura en un fuego que han encendido dentro de la tienda que comparten todos.

"El campamento de Vujcak es un lugar peligroso e inhumano, ninguna persona debería vivir así", denuncia Nihal Oman, responsable adjunta de proyecto de MSF. “Las personas llegan a nuestra clínica desde Vucjak en chanclas, sin calcetines ni abrigos, muchas de ellas con infecciones respiratorias y enfermedades de la piel causadas por las horribles condiciones de vida. Es desgarrador verles y tratarles sabiendo que al final del día tendrán que volver a una tienda de campaña y a dormir en el suelo. Es inaceptable escuchar que este campo permanecerá abierto. Debería estar cerrado ya”, reclama Oman.

"Las personas que no están registradas en los campos oficiales no tienen acceso a ningún tipo de servicios y están más expuestas a un mayor riesgo de violencia", agrega Osman. “Nuestra respuesta está diseñada para llegar a este grupo, el más necesitado. A menos que las autoridades faciliten servicios adecuados y un alojamiento seguro, apropiado y adaptado a las condiciones invernales, tememos que sea solo cuestión de tiempo antes de ver morir a gente", alerta.

Desde agosto, MSF ha reactivado, en colaboración con el Ministerio de Salud de Bosnia, sus programas médicos en dos localizaciones en esta zona del país para responder a las necesidades de salud de migrantes y solicitantes de asilo que se encuentran fuera de los centros oficiales. El programa pone el foco, sobre todo, en las víctimas de violencia y violencia sexual. Desde entonces, los equipos médicos de MSF han realizado 1.200 consultas a personas que, de otro modo, no recibirían atención médica. Muchos de los pacientes de MSF son menores no acompañados.

* Nombres modificados por petición del paciente.

Guillermo Algar González Press Officer at MSF España
Fernando Calero García Press officer at MSF España

 

Migración Refugiados Balcanes
Sobre MSF España

Médicos Sin Fronteras es una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, género, religión o ideología política. Su presencia independiente e imparcial en las crisis le permite dar una asistencia inmediata a las personas más necesitadas. La acción médica es la prioridad de MSF, pero la organización también recurre al testimonio como medio para provocar cambios en favor de las poblaciones a las que asiste.

MSF España
calle Zamora 54
08005 Barcelona