Éxodo rohingya: cinco años en el limbo

El trauma acumulado tras años de persecución en Myanmar, las precarias condiciones de vida en los campos de refugiados y la falta de perspectivas acrecientan la desesperanza

MSB134171_Medium(1).jpg

Cox's Bazar (Bangladesh)/ Madrid, 25 de agosto de 2022.- El 25 de agosto de 2017 las fuerzas de seguridad de Myanmar llevaron a cabo una brutal campaña de violencia contra los rohingyas en el estado de Rakhine. En ella murieron miles de personas y más de 770.000 se vieron obligadas a abandonar sus hogares y cruzar a Bangladesh. Esta no fue la primera campaña dirigida contra los rohingyas, pero sí la mayor. Médicos Sin Fronteras (MSF) documentó, al menos, 6.700 muertes violentas entre los rohingyas en menos de un mes en Myanmar. ​

MATERIALES AUDIOVISUALES

Han pasado cinco años desde que los rohingyas huyeron de la última y mayor campaña de violencia selectiva contra ellos en Myanmar y 40 años desde que, en 1982, Myanmar les privó de su nacionalidad. Hoy, casi un millón de personas siguen viviendo en los mismos refugios de bambú superpoblados y temporales, dependiendo completamente de la ayuda y con pocas perspectivas de futuro. La población rohingya sigue siendo apátrida y no se le reconoce oficialmente como refugiados.

Cinco años después de la emergencia inicial, las necesidades humanitarias son enormes y abrumadoras, en términos de salud, agua y saneamiento, y protección. La gente sigue habitando en los mismos refugios de bambú (básicos y hacinados) y padeciendo restricciones de movimiento tanto dentro como fuera de los campos. Sin estatus legal y con un mínimo de derechos humanos básicos, sufren un acceso inadecuado incluso a los servicios más básicos. Su salud es susceptible de padecer enfermedades transmisibles y no transmisibles.

Los habitantes de los campos tienen un acceso muy limitado al empleo y la educación, lo que repercute en su salud mental y fomenta un sentimiento de desesperanza.

Los equipos de MSF son testigos del impacto de las condiciones de los campos, congestionados e insalubres, en la salud física y mental de los refugiados rohingyas. MSF recibe un número cada vez mayor de personas que necesitan tratamiento para infecciones de la piel (en 2022, el número de casos de sarna es el más alto que hemos visto en más de tres años), o de enfermedades transmitidas por el agua y patologías crónicas como la diabetes y la hipertensión. MSF es el mayor proveedor de atención psicológica y psiquiátrica a los refugiados rohingyas en los campos y, año tras año, ha sido testigo del aumento del número de pacientes.

Los rohingyas viven una difícil situación entre la persecución en Myanmar, el confinamiento en Bangladesh y el tráfico de personas y la explotación en Malasia y otros países de la región. La asistencia en Bangladesh, el único país que ha abierto sus fronteras y ha ofrecido refugio a los ya más de un millón de rohingyas, es cada vez más insostenible. La atención internacional se ve atraída por otras crisis emergentes y la financiación de la respuesta es cada vez más difícil.

Generaciones en el limbo

Los rohingyas están atrapados en un estado de limbo temporal. Muchos quieren volver a Myanmar, a sus hogares, propiedades y tierras, pero este regreso debe hacerse a un entorno seguro, donde sus derechos y libertades estén garantizados.

MSF ha recabado los emotivos relatos personales de cinco rohingyas de distintas generaciones que ponen rostro a esta crisis y hablan sobre su pasado, presente y futuro. Representan las edades de 5, 15, 25, 45 y 65 años, juntos abarcan tres generaciones de rohingyas que viven en los campos. Todos son o han sido pacientes de MSF.

Testimonios de varias generaciones de refugiados rohingya ESP.pdf

PDF - 382 Kb

 

 

Consigue actualizaciones en tu bandeja de correo

Al hacer clic en "Suscribirse", confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad.

Sobre MSF España

Médicos Sin Fronteras es una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, género, religión o ideología política. Su presencia independiente e imparcial en las crisis le permite dar una asistencia inmediata a las personas más necesitadas. La acción médica es la prioridad de MSF, pero la organización también recurre al testimonio como medio para provocar cambios en favor de las poblaciones a las que asiste.

Contactar

calle Zamora 54 08005 Barcelona

933046100

www.msf.es