“Escuchamos el estruendo de las armas. A veces las paredes tiemblan. Así vivimos.”

“Escuchamos el estruendo de las armas. A veces las paredes tiemblan. Así vivimos.”

Más de 3.000 migrantes y refugiados se encuentran atrapados en los centros de detención de Trípoli cercanos a las líneas del frente. Carecen de agua y alimento básicos, y los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) han registrado un agravamiento de su salud mental

Ámsterdam/Barcelona/Trípoli. 9/05/2019 - “Escuchamos el estruendo de las armas. A veces las paredes tiemblan. Así vivimos”. Son palabras de Abraham (nombre ficticio), uno de los más de 3.000 migrantes y refugiados atrapados en los centros de detención de Qasr Bin Gashir, Abu Salim y Sabaa ubicados muy cerca de los combates que se están dando otra vez en Trípoli (Libia) desde el mes pasado. La mayoría de estas personas llegan a Libia huyendo del hambre, la persecución, la pobreza y los conflictos bélicos para verse atrapadas nuevamente en una situación similar a la de sus países: más violencia, nuevos enfrentamientos, falta de alimentos, agua, atención médica y otros servicios esenciales.

En la noche del pasado martes 7 de mayo, metralla resultante de los ataques aéreos alcanzó el complejo del centro de detención Tajoura, a tan solo 80 metros de donde se encontraba el hangar donde están confinadas las mujeres. La metralla de la explosión atravesó el techo y estuvo a punto de alcanzar a un bebé. La noche del 16 de abril, los bombardeos impactaron en el barrio de Abu Salim. Y el 19 de abril, dos niños murieron cuando un proyectil impactó el barrio de Qasr bin Gashir. Varios centros de detención se encuentran en estos barrios y están peligrosamente cerca de las líneas del frente. Debido al uso de armas pesadas y a la dinámica cambiante de conflicto, todas las personas en estos centros corren un riesgo inminente al verse impedidas para buscar refugio seguro por sí mismas. “Cuando hay combates es todo muy difícil. Aquí también hay niños. Lo que pedimos es que nos evacuen de aquí, de esta trampa”, dice Abraham.

Sin agua ni comida

La carencia de alimentos básicos y agua potable en los centros de detención de Trípoli es una de las principales preocupaciones de MSF. La organización ha recibido informes alarmantes de que la provisión de alimentos para los refugiados y migrantes detenidos se ha visto obstaculizada significativamente durante los combates. Algunos detenidos denuncian no haber comido durante varios días.

Story image

Trabajadores de MSF en un centro de migrantes en Trípoli (Libia). Sara Creta/MSF

Además, los combates han tenido un impacto perjudicial adicional en la salud mental de las personas detenidas. Los equipos de MSF observan una mayor sensación de ansiedad y miedo entre muchos pacientes, algunos de los cuales han informado haber escuchado disparos y ataques aéreos cerca mientras estaban atrapados en los centros de detención.

“Hemos recibido informes cada vez más angustiosos de personas en un centro de detención que se encuentran en tal estado de desesperación que han considerado quitarse la vida, o ya lo han hecho. Estas personas están suplicando que alguien les ayude”, relata el coordinador general de MSF en Libia, Sam Turner.

MSF insiste en que todos los refugiados y migrantes que se encuentran en los centros de detención de Trípoli deben ser evacuados de inmediato fuera del país debido al grave riesgo de muerte y de resultar atrapados en el fuego cruzado de un conflicto que no hace más que empeorar. Esta urgente evacuación humanitaria solo puede realizarse si países seguros como España y otros estados miembros de la UE ofrecen refugio a estas personas a las que no les queda otra alternativa para buscar seguridad. Además, las partes del conflicto deben garantizar que los civiles y la infraestructura civil estén protegidos. El personal médico y humanitario debe ser respetado y protegido en cualquier circunstancia.

Los combates actuales son los terceros enfrentamientos en los últimos siete meses. Estos ponen de relieve, una vez más, los absurdos intentos de los Gobiernos europeos para presentar a Libia como un lugar seguro. En este contexto, una de las desesperadas opciones que tienen aquellos que tratan de escapar de los enfrentamientos es huir a través del mar Mediterráneo. En estas circunstancias, la capacidad de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central debe incrementarse urgentemente, y cualquier persona rescatada en el mar debe ser llevada a un puerto seguro como exige el derecho internacional. Y esto solo puede suceder si los estados europeos acuerdan de inmediato soluciones para desembarcar a supervivientes en puertos seguros, y ponen fin a las acciones punitivas para restringir a las ONG que tratan de proporcionar una respuesta humanitaria que salve vidas en el mar.


Vídeos de los testimonios de los migrantes detenidos en Trípoli y del coordinador general de MSF en Libia: https://media.msf.org/Share/85vuqypfvn0lw43vtv7kcjr642oa7qg3

Datos e información de contexto (inglés) Fact sheet.pdf - 115 KB
Guillermo Algar González Press Officer at MSF España

 

Acceso a medicamentos
Sobre MSF España

Médicos Sin Fronteras es una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, género, religión o ideología política. Su presencia independiente e imparcial en las crisis le permite dar una asistencia inmediata a las personas más necesitadas. La acción médica es la prioridad de MSF, pero la organización también recurre al testimonio como medio para provocar cambios en favor de las poblaciones a las que asiste.

MSF España
c/ Nou de la Rambla, 26. 08001 Barcelona