Skip to Content
Afganistán: El número de heridos y desplazados se dispara a medida que la violencia se extiende por todo el país

Afganistán: El número de heridos y desplazados se dispara a medida que la violencia se extiende por todo el país

Médicos Sin Fronteras denuncia que los enfrentamientos están impidiendo el acceso a la atención médica en los lugares donde los combates están siendo más intensos

Kabul, 10 de agosto de 2021. La violencia en Afganistán se ha disparado desde el pasado mes de mayo, con combates entre las fuerzas afganas y el Emirato Islámico de Afganistán (EIA, también conocido como los talibanes), tanto en los alrededores como en el interior de las capitales de las provincias. Los enfrentamientos están impidiendo el acceso a la atención médica, provocando un aumento del número de muertos y heridos por balas y explosiones, y dando lugar a un desplazamiento generalizado de la población.

En zonas en las que trabaja Médicos Sin Fronteras (MSF) -Lashkar Gah (provincia de Helmand) y Kandahar, ambas en el sur, y Kunduz en el norte- los equipos de la organización están siendo testigos de las duras consecuencias que provocan los enfrentamientos. También hay combates en los alrededores de la ciudad de Herat, donde MSF cuenta con otro proyecto.

Fotos recientes de los proyectos de MSF en Afganistán

"La situación en el país se ha deteriorado hasta tal punto que, en algunas ciudades, como Lashkar Gah y Kunduz, las instalaciones médicas se encuentran ya en primera línea del frente", explica Laura Bourjolly, responsable de Asuntos Humanitarios de MSF en Afganistán. "El personal de MSF sigue atendiendo a los pacientes en todos nuestros proyectos, en circunstancias muy complicadas, así que hemos adaptado nuestras actividades médicas para responder a estas graves necesidades".

Información detallada y actualizada de las actividades de MSF en Afganistán 21_08_10_Afghanistan_Crisis Info 1.pdf - 160 KB

En Lashkar Gah, donde MSF presta apoyo al hospital de Boost, se están produciendo intensos combates en la ciudad desde hace más de una semana. La vida está paralizada y el personal sanitario atiende urgencias médicas, obstétricas y quirúrgicas. Este mismo personal permanece en el hospital para tratar a los pacientes mientras se producen bombardeos, ataques con morteros y con misiles muy cerca del recinto médico. De hecho, ayer 9 de agosto uno de ellos explotó muy cerca de la sala de urgencias, aunque afortunadamente no hubo víctimas. El fragor de la guerra no permite a los equipos sanitarios parar un segundo y el personal ha mantenido abiertos todos los departamentos del hospital hasta la fecha.

La semana pasada, los equipos de MSF en este hospital de Boost trataron a un gran número de heridos de guerra y realizaron 20 cirugías en un solo día. No obstante, muchas personas han huido de la ciudad y en los últimos días la organización ha visto una reducción significativa del número de pacientes que acuden al hospital para recibir atención.

Los combates también se han intensificado en Kunduz y sus alrededores. A finales de la semana pasada la ciudad cayó en manos del EIA. Cuando la violencia se intensificó en julio, las oficinas de MSF fueron transformadas en una unidad de traumatología con 25 camas, donde el equipo atendió a los heridos por explosiones, balas y metralla. Entre el 1 y el 9 de agosto, se atendió a 127 pacientes por heridas de bala y explosión, entre ellos 27 niños menores de 16 años. MSF sigue prestando atención en la unidad de traumatología, pero ha comenzado a transferir los servicios ambulatorios al nuevo Centro de Traumatología de Kunduz (KTC), que está en construcción desde 2018.

La organización también sigue apoyando el puesto avanzado de distrito en Chahar Dara, una unidad de estabilización en un distrito fuera de la ciudad de Kunduz. Allí se han atendido a 126 pacientes heridos de guerra entre el 1 y el 8 de agosto.

Muchas personas llegan a los hospitales cuando ya están demasiado enfermas

En un país con un sistema sanitario deficitario, la violencia está dificultando enormemente el acceso de la población a atención sanitaria. En las zonas donde los combates están siendo más intensos resulta demasiado peligroso salir de las casas para recibir tratamiento médico, lo que hace que muchas personas lleguen a los hospitales cuando ya están demasiado enfermas. Los equipos de la MSF reportan que el número de pacientes en las salas de urgencias tanto de su centro de tratamiento COVID-19 en Herat, como las de sus clínicas ambulatorias disminuye a medida que aumenta la violencia.

En Kandahar, MSF gestiona un proyecto para pacientes con tuberculosis resistente a los medicamentos (DR-TB). Los equipos médicos les están proporcionando consultas a distancia y les están dando reservas de medicación para evitar que tengan que cruzar el frente. Y en Lashkar Gah, hace un par de días, el número de mujeres embarazadas que acudieron en busca de atención médica aumentó drásticamente justo cuando la situación se calmó temporalmente.

"Las urgencias médicas, los partos y las enfermedades crónicas no se detienen en tiempos de guerra. Sólo habíamos tenido una mujer embarazada en el hospital", explica Sarah Leahy, coordinadora del proyecto de MSF en Helmand, "pero al día siguiente, cuando los combates se calmaron un poco, una decena de mujeres embarazadas consiguieron llegar hasta nosotros. Sabemos que las necesidades están ahí. Nos preocupa mucho que las mujeres tengan que dar a luz en casa sin ayuda médica. Pueden surgir complicaciones que pondrían en riesgo sus vidas y las de sus bebés".

Los enfrentamientos también han obligado a cientos de miles de personas a abandonar sus hogares. Algunos han buscado seguridad en las zonas urbanas y viven en asentamientos informales con poco acceso a alimentos, refugio y atención médica. En julio, MSF abrió en Kunduz una pequeña clínica que ofrecía consultas externas a mujeres y niños desplazados en Sar Dawra y empezó a suministrar agua potable a los desplazados internos. La clínica atendía a unos 300 pacientes al día y, a principios de agosto, MSF traspasó las actividades a otra organización para que los equipos se centraran en la atención traumatológica.

En la ciudad de Kandahar, MSF instaló una clínica temporal para atender a niños menores de cinco años en el campo de Haji, un asentamiento informal donde viven actualmente 500 desplazados. La organización también ha rehabilitado puntos de agua y garantizado el acceso a aseos y duchas.

Desde el 28 de julio hasta finales de la semana pasada, ya se había tratado a más de 170 niños en este campo, la mayoría por enfermedades respiratorias, diarrea y anemia.

El conflicto sigue siendo muy volátil, con un recrudecimiento de la violencia en distintas zonas del país, y MSF está adaptando sus proyectos en la medida de lo posible para atender las necesidades cambiantes. El personal médico de todo Afganistán se enfrenta a los combates que tienen lugar en las calles alrededor de las instalaciones médicas, y con poco descanso o respiro; constantemente preocupados por las familias que han dejado en casa.

Mientras los combates entran en las ciudades, los hospitales siguen funcionando, pero la amenaza de estar en el lugar equivocado está siempre presente, como se vio ayer en Lashkar Gah. Desde MSF recordamos una vez más a todas las partes del conflicto que las instalaciones médicas que funcionan deben ser respetadas.

 

Sobre MSF España

Médicos Sin Fronteras es una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria y a víctimas de catástrofes de origen natural o humano y de conflictos armados, sin ninguna discriminación por raza, género, religión o ideología política. Su presencia independiente e imparcial en las crisis le permite dar una asistencia inmediata a las personas más necesitadas. La acción médica es la prioridad de MSF, pero la organización también recurre al testimonio como medio para provocar cambios en favor de las poblaciones a las que asiste.

MSF España
calle Zamora 54
08005 Barcelona